Champiñones fritos light

Receta de champiñones fritos light

Champiñones, harina, sésamo, agua, aceite y sal. Estos son los únicos ingredientes que se necesitan para hacer una tapa, entrante o guarnición, deliciosa.

¿Quieres ver los ingredientes para Champiñones fritos light?

Descubre los ingredientes para hacer Champiñones fritos light pinchando aquí:

¿Cómo hacer champiñones fritos light?

1

Aunque todos los expertos te dirán que para limpiar los champiñones, no de deben lavar en agua, en este caso yo te voy a decir todo lo contrario, pues nos interesa que el champiñón absorba el agua para que luego quede más jugoso y, además, la harina con el sésamo se pegue al champiñón a la perfección.

2

Cogemos los champiñones, les quitamos el tronco (que los puedes usar para hacer una deliciosa crema de champiñones ) y los metemos en abundante agua para limpiarlos bien, retirándoles toda la tierra que puedan tener.

3

Como necesitamos que estén húmedos para que se impregnen bien de la harina, los dejaremos en el agua hasta que tengamos la mezcla del rebozado lista.

4

Aparte, en bol, mezcla harina con una buena cantidad de sésamo. La proporción será de más o menos 8 partes de harina por 2 de sésamo. Cuando esté bien mezclado, reservamos.

5

En otro bol, echamos una buena cantidad de agua. Reservamos.

6

Ponemos abundante aceite a calentar y tendremos a mano la tapadera antisalpicaduras, pues la vamos a necesitar.

7

Sacamos los champiñones del agua, los escurrimos bien (escurrimos, no secamos, ojo) y lo sazonamos por dentro y por fuera.

8

Echamos los champiñones húmedos por la mezcla de harina y sésamo, asegurándonos que quedan completamente cubiertos.

9

Sumergimos los champiñones en el agua y, rápidamente, vamos echándolos uno a uno a la sartén con el aceite bien caliente.

10

Como salta bastante, tendrás que echar cada champiñón por una rendijita que dejes con la tapadera antisalpicaduras. Yo lo que hago es usar una mano para sujetar la tapadera, la levanto un poquitín, con la otra mano, echo rápidamente el champiñón y bajo la tapa. Cuando deja de saltar ligeramente, vuelvo a repetir, levanto, echo, bajo y espero.

11

Cuando estén dorados por un lado, les damos la vuelta, ojo, con la tapadera bien cera de nuevo, pues puede que salten otra vez, y los dejamos que se doren por el otro lado.

12

Sacamos las setas del aceite, las escurrimos bien, las echamos en una fuente o plato bonito para presentarlas, y a comer solas o con alguna de las salsas que he indicado en los ingredientes.

13

Os aseguro que si los hacéis, a pesar de que salten bastante, volveréis a hacerlos, pues están increíbles.

Foto orientativa: juantiagues

Nota del autor:

Este rebozado queda crujiente y con un toque especial gracias al sésamo. Además, como la mezcla hace como un engrudo sobre el champiñón, este casi no absorbe aceite en el momento de freírlo (por ello lo he llamado Light).

Otra cosa importante, es que el aceite no se ensucia nada, por lo que sólo habrá que colarlo (por los trocitos de sésamo que se hayan podido el aceite puede volver a usarse sin problemas.

Otras búsquedas relacionadas con "Champiñones fritos light"